Suscribete a nuestro newsletter y recibe primero que nadie todos nuestros consejos sobre seguros internacionales

Cómo cuidarse en el embarazo: etapas, alimentación y factores importantes

6/junio/2022

Durante todas las etapas de gestación, las mujeres experimentan cambios muy importantes, no solo a nivel físico, sino también biológico y mental. Por eso, es clave que sepan qué sucede en cada trimestre, qué alimentación deben llevar y, en general, cómo cuidarse en el embarazo. 

Las recomendaciones y los cuidados se aplican en todas las etapas, pero hay que centrarse en algunos particulares, según los meses de gestación que se tienen. Si estás planeando concebir o ya estás en el proceso, ¡tienes que leer esta información! 

Las cuatro etapas del embarazo

las-cuatro-etapas-del-embarazo

Un embarazo normal tiene una duración de aproximadamente 40 semanas, que se cuentan a partir del primer día de la última menstruación; más o menos, es dos semanas antes de que se dé la concepción. 

Las etapas del embarazo se dividen en trimestres, en los cuales se van produciendo cambios importantes en el cuerpo de la mujer embarazada y en el feto, que está en desarrollo.

Vamos a abordar cada una de las etapas principales para que sepas cómo cuidarte en el embarazo.

Etapa 1: Concepción e implantación

etapa-uno-concepcion-e-implantacion

Aproximadamente dos semanas más tarde del periodo, se da la ovulación, proceso en el que los ovarios liberan, típicamente, un óvulo, aunque a veces pueden ser dos o más. Estos pueden ser fertilizados por un espermatozoide 12 o 24 horas después de la liberación, mientras el óvulo viaja desde la trompa de Falopio hacia el útero.

En este periodo, se determina el sexo del feto; depende de si el óvulo recibe un cromosoma X (niño) o Y (niña) del espermatozoide. 

El óvulo fertilizado o embrión demora entre 3 y 4 días en moverse hacia el revestimiento del útero y una vez ahí, se implanta en la pared uterina. 

A partir de ese momento, empezará a crecer, hasta convertirse en feto y placenta, tejido que se adhiere al revestimiento del útero y que se encarga de transportar oxígeno, hormonas y nutrientes desde la sangre de la madre por medio del cordón umbilical.

Etapa 2: Primer trimestre

etapa-dos-primer-trimestre

En el primer trimestre (12-13 semanas) las mujeres experimentan muchos síntomas porque el cuerpo está adaptándose a los cambios hormonales que implica el embarazo. En el exterior, se puede ver poco, pero en lo interno hay toda una revolución. 

Uno de los cambios más importantes es que se produce la hormona gonadotropina coriónica (hCG, por sus siglas en inglés), que es la que se detecta en una prueba de embarazo positiva y aparece 6 u 8 días después de la fecundación. 

La producción de hCG y otras hormonas, como el estrógeno, puede provocar que haya vómitos o náuseas, dos de los síntomas más comunes durante el primer trimestre de embarazo, así como cansancio o fatiga por el aumento de la progesterona, que incrementa la somnolencia.

Asimismo, pueden sentirse más sensibles los senos y haber ralentización en el sistema digestivo para aumentar la absorción de nutrientes y hacerlos llegar al feto. Esto puede ocasionar estreñimiento, gases, acidez estomacal y distensión abdominal. 

Aunado a los cambios físicos y hormonales, también puede haber modificaciones en lo emocional: altibajos, cambios de humor, ansiedad, emoción, miedo, etcétera. 

En cuanto al embrión, empieza a desarrollarse su corazón, los pulmones, los brazos, las piernas, el cerebro, los nervios y la médula espinal. Hacia el final del segundo mes, estará desarrollada la mayor parte de los órganos principales. 

Etapa 3: Segundo trimestre (semanas 13 a la 27)

etapa-tres-segundo-trimestre-semanas-trece-y-veintisiete

Para el segundo trimestre, pueden disminuir algunos efectos desagradables del embarazo, como los vómitos y las náuseas, porque tu cuerpo ya se ha adaptado mejor a los cambios hormonales. 

También se vuelve más sencillo conciliar el sueño y se nivela la energía, aumentando por momentos. Sin embargo, surgen nuevos síntomas conforme crece el feto, como presión pélvica, pesadez corporal y picazón por el crecimiento de la panza.

Asimismo, al seguir el aumento de peso, puede haber dolor más intenso de espalda. Esto puede agravarse si, antes del embarazo, no practicabas ningún tipo de actividad física. 

Entre las semanas 18 y 22, se puede hacer ya una ecografía para conocer el sexo del bebé y ver su desarrollo. Por lo regular, en el cuarto mes, empiezan a formarse las cejas, las uñas, el cuello y las pestañas. Además, empiezan a funcionar los riñones y el feto puede oír. 

Ya hacia el quinto mes, el feto está mucho más activo y se pueden sentir más los movimientos. 

Etapa 4: Tercer trimestre (semanas 28 a la 40)

etapa-cuatro-tercer-trimestre-semanas-veintiocho-a-la-cuarenta

Durante el último trimestre de embarazo, las mujeres suelen experimentar más molestias, hinchazón y dolores por el peso del bebé. Además, también entran factores mentales en juego, apareciendo nervios y ansiedad.

En esta etapa, se presenta más movimiento por parte del bebé, algunas contracciones aleatorias que, generalmente, no son dolorosas, acidez, dificultad para dormir, entre otros síntomas.

Cerca de la semana 32, los huesos del bebé ya están formados y puede abrir y cerrar los ojos. Y para la semana 36, el bebé ya debería estar con la cabeza hacia abajo para que esté preparado para el parto. De no ser así, se debe intentar cambiar la posición u optar por cesárea. 

Cómo cuidarse en el embarazo, etapa por etapa

Conociendo las etapas de gestación, es importante que quienes deseen concebir sepan cómo cuidarse en el embarazo, según el trimestre por el que atraviesen. Los cuidados cambian, así que a continuación, mencionamos lo más importante para que lo consideres. 

Cómo cuidarse durante el primer trimestre de embarazo

como-cuidarse-durante-el-primer-trimestre-de-embarazo

Durante el primer trimestre del embarazo, es muy importante que no se tomen medicamentos nocivos ni drogas ilegales. 

Se debe tener extremo cuidado porque es en la etapa en donde más se dan los abortos espontáneos y defectos de nacimiento. 

También es importante que se realicen estudios de sangre y de orina para saber el estado de salud de tu cuerpo y descartar algunas condiciones, como anemia, colesterol alto, niveles de glucosa, detectar infecciones que no producen síntomas pero se deben detectar para evitar complicaciones.

En el primer trimestre, se deben recetar suplementos de vitaminas prenatales, incluido el ácido fólico, para prevenir defectos del tubo neural. 

Además, debes realizarte ultrasonidos especializados; en el primer trimestre, es el cromosómico, que sirve para detectar anomalías genéticas de manera temprana, como síndrome de Down, el síndrome de Edwards o el síndrome de Patau.

Algunas recomendaciones son:

1. Evitar el tabaco

evitar-el-tabaco

Se debe evitar fumar durante todo el embarazo, pero es especialmente importante en el primer trimestre para no aumentar el riesgo de complicaciones en la gestación, como abortos, problemas en la placenta o partos prematuros. 

Tienes que saber que el tabaco también retrasa el crecimiento del bebé, por lo que es importante que te alejes de este vicio lo más que puedas para proteger la salud de ese pequeño ser que viene en camino.

2. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas

evitar-el-consumo-de-bebidas-alcoholicas

Otra acción importante para cuidarte durante el embarazo es evitar las bebidas alcohólicas. Una sola bebida alcohólica al día puede incrementar las probabilidades de que tu bebé tenga bajo peso al nacer o que desarrolle problemas de aprendizaje, lenguaje o habla.

El cerebro del bebé se desarrolla durante todo el embarazo y puede haber consecuencias si se consumen estas bebidas. También se recomienda evitar la cafeína. 

3. No realizar actividades de riesgo

no-realizar-actividades-de-riesgo

Algunas actividades diarias y pasatiempos pueden poner en riesgo a tu bebé, por lo que debes adquirir consciencia de ello y evitarlas mientras estés embarazada. 

No solo se trata de actividades o movimientos, sino también de exposiciones a químicos o metales pesados, que pueden provocar efectos en tu embarazo. Lo mejor es que preguntes a tu médico sobre ellos y tomes las medidas necesarias. 

4. Dieta rica en nutrientes 

dieta-rica-en-nutrientes

Si te preguntas cómo cuidarte en el embarazo, uno de los elementos clave, por supuesto, es la alimentación. Evita productos que pudieran contener bacterias o toxinas, como carne poco cocida, quesos, huevo crudo, etcétera. 

Lo mejor es que optes por frutas, verduras y proteínas bajas en grasa, así como productos altos en fibra para evitar estreñimiento. 

Siempre ve cómo reacciona tu cuerpo a lo que consumes, pues puede haber alimentos muy ricos en nutrientes, pero que te generen náuseas; esos evítalos. 

También trata de beber entre 6 y 8 vasos de agua al día para mantenerte hidratada. 

5. Descansa el tiempo que sea necesario

descansa-el-tiempo-que-sea-necesario

El primer trimestre de embarazo puede ser complicado por todos los cambios que está sufriendo tu cuerpo. Si estás más cansada de lo normal, no te preocupes y dale a tu cuerpo lo que pide: descanso.

Acuéstate más temprano y duermes o reposa lo que necesites. No tienes que forzarte a hacer actividades que te desgastan o te fatigan. 

Cómo cuidarse durante el segundo trimestre de embarazo

Hay varios elementos que se deben considerar cuando surge la pregunta  “cómo cuidarse en el embarazo”. En especial, en el segundo trimestre, se tiene que pone especial atención en:

1. Controlar el peso

controlar-el-peso

Tener control sobre tu peso y estar en un buen rango durante la gestación es vital para que tengas más certeza de que tu bebé nacerá sano y que no habrá complicaciones. 

No hay un número único o cerrado sobre cuánto debes aumentar cada mes, pues siempre va a depender de tu peso inicial y tu estatura, pero el médico tiene que controlar eso y decirte si vas bien o si debe haber un ajuste. 

2. Realiza chequeos de presión arterial y análisis de orina

realiza-chequeos-de-presion-arterial-y-analisis-de-orina

En muchos embarazos, es común que en el segundo trimestre se sufra preeclampsia, que es un aumento en la presión arterial. Si tienes niveles altos y no hay presencia de proteínas en la orina, lo más seguro es que se trate de hipertensión gestacional, por lo que debe haber un control médico. 

En caso de que sí haya proteínas en la orina, puede tratarse de una infección urinaria o un signo de preeclampsia. También son importantes estos estudios para monitorear los niveles de glucosa. 

3. Monitorear el ritmo cardíaco del bebé

monitorear-el-ritmo-cardiaco-del-bebe

El ritmo cardíaco se debe poder captar desde la semana 10, pero a partir de las 12 o 13 semanas es más común y más fácil escucharlo y monitorearlo, según la posición del feto en el útero y el peso de la mamá. 

Durante esta etapa, es importante que haya monitoreo del mismo en cada visita con el ginecólogo, para garantizar que todo marche bien. 

4. Consumir más proteína

consumir-mas-proteina

En el segundo trimestre de embarazo y en todos, uno de los cuidados importantes es la alimentación. En estas semanas, es importante aumentar la cantidad de proteína consumida, pues se incrementan las necesidades.

Se recomienda consumir más pescados porque tienen la misma cantidad de proteína que las carnes rojas, pero con menos calorías. 

Además, se debe mantener un buen consumo de fibra, verduras y cereales integrales para evitar el estreñimiento. 

Cómo cuidarse en el tercer trimestre de embarazo

como-cuidarse-en-el-tercer-trimestre-de-embarazo

A partir de la semana 28, las visitas con el ginecólogo serán más frecuentes y se deben realizar algunos estudios, como la prueba de estreptococo para detectar una bacteria que puede dañar al bebé. 

En este periodo es importante:

  • Seguir tomando las vitaminas prenatales.
  • Mantenerse activa cuando sea posible si no se presenta dolor o hinchazón.
  • Realizar ejercicios de Kegel para ejercitar el suelo pélvico.
  • Mantener una dieta con buen consumo de verduras, proteínas bajas en grasa, alta en fibra y frutas. 
  • Cuidar la higiene dental y las encías, ya que las malas prácticas en salud dental se relacionan con partos prematuros.
  • Mantenerte hidratada, consumiendo mínimo 2 litros de agua al día.
  • Tener una alimentación alta en calorías (y nutrientes). Un especialista debe guiarte en este aspecto para saber qué necesita tu cuerpo. 
  • Descansar y dormir lo suficiente.
  • Evitar hacer ejercicio extenuante o entrenamiento de fuerza si no se realizaba antes de quedar embarazada.
  • No consumir alcohol, ni cafeína (máximo una taza al día), ni tabaco.
  • No se recomienda hacer viajes en avión demasiado largos. Si tienes que hacerlo, siempre consulta a tu médico. 

Además, se recomienda que se comience a planear en dónde se dará a luz al bebé y todo lo que eso conlleva para estar preparados y que no surjan emergencias o elementos no considerados que entorpezcan la experiencia. 

Conclusiones

conclusiones

Conocer e informarse sobre cómo cuidarse en el embarazo es muy importante para que esta gran vivencia sea lo más tranquila posible, y que realmente puedas disfrutar el proceso o, al menos, la mayor parte. 

Antes de decidir tener un bebé, debes prepararte, pues necesitarás tener acceso a una excelente atención médica. Si está en tus planes desde hace tiempo, lo mejor es que consideres tener acceso a un seguro médico y a un seguro de vida para proteger su futuro desde el primer momento. 

De esta manera, tú y tu bebé estarán blindados y podrán recibir atención médica de alta calidad. Además, podrás disfrutar de esta etapa tan importante de tu vida sin preocupaciones.  

Descarga gratis

Manual COVID-19: Recomendaciones para prevenirlo

5_tips

Conoce las claves para mantenerte a salvo del coronavirus y cuides tu salud y la de tu familia.

Compártenos tus comentarios

¡Comparte!
Artículos relacionados
Descarga gratis
laptop-img