Suscribete a nuestro newsletter y recibe primero que nadie todos nuestros consejos sobre seguros internacionales

¿Los seguros de salud aplican en hospitales públicos o privados?

21/abril/2021

Las personas que están pensando en adquirir un seguro de salud suelen tener varias dudas o preguntas sin resolver. Una de ellas es la relacionada con el tipo de servicios a los que pueden acceder según la póliza que adquieran. 

Algunos seguros de salud permiten acceso a atención en hospitales privados y otros, únicamente a públicos. ¿De qué depende esto? Del tipo de póliza.

Existen dos seguros de salud: el seguro social y el seguro privado. La ventaja aquí es que las personas pueden contar con los dos y pueden ser empleados en escenarios específicos según lo que sea más conveniente, pues los servicios que prestan son diferentes. 

Seguro de salud privado vs. seguro de salud público

Los seguros públicos son un instrumento básico de seguridad social, el cual es obligatorio para cualquier trabajador y sus beneficiarios; las condiciones del mismo dependen del país de residencia. 

Generalmente, este tipo de seguros cubre a los asegurados algunas prestaciones cuando sufren algún accidente de trabajo, enfermedades, invalidez, cesantía en edad avanzada, fallecimiento, entre muchos otros eventos. 

El seguro público es un derecho y, por tanto, es gratuito y otorgado por el patrón del trabajador, haciendo el debido ajuste en su salario para cubrir la prestación. 

Por su parte, los seguros privados son contratos a través de los cuales una agencia de seguros se obliga a resarcir un daño o entregar la suma pactada en el contrato al titular cuando se presenta algún siniestro previsto en el acuerdo celebrado. 

 

Algunas de las principales diferencias son las siguientes:

  • El seguro público pertenece a la rama del derecho público, mientras que el privado es de naturaleza mercantil.
  • Los asegurados del sector público son previstos como sujetos de aseguramiento; en el privado, cualquier persona puede asegurarse sin importar su condición social y demás aspectos. 
  • El financiamiento del seguro público se lleva a cabo mediante el pago de cuotas cubiertas en forma tripartita: Estado, trabajadores y patrones; en el caso de seguro privado, la prima es cubierta de forma total por la persona interesada.
  • Los seguros públicos no cubren todos los padecimientos, mientras que un seguro privado es mucho más flexible en función de las características de los asegurados y sus necesidades, ampliando las posibilidades.

Hospitales públicos o privados: ¿en dónde me puedo atender con un seguro de salud?

El tema de la diferencia entre un seguro privado y un seguro público se mencionó porque va cien por ciento de la mano con la pregunta que corresponde al presente artículo. 

Los seguros públicos suelen estar centrados únicamente en un determinado grupo de hospitales y médicos de la misma naturaleza, es decir, clínicas públicas específicas dependiendo de la institución que otorgue el seguro de sanidad. 

 

Generalmente, la clínica u hospital en el que debes ser atendido, si cuentas con un seguro de salud público, se decide en función de tu domicilio. Siempre se opta por el que esté más cerca por cualquier emergencia, es decir, no lo decides tú.

En cambio, los seguros privados suelen brindar muchas más posibilidades en este aspecto, dando libertad a los asegurados de elegir en dónde quieren ser atendidos según el evento que se presente. Asimismo, cuentan con un amplio catálogo de especialistas para obtener siempre un buen y rápido servicio.

 

Por supuesto, lo anterior no quiere decir que un seguro público sea malo. También puedes recibir una excelente atención, pero las posibilidades de selección se reducen. 

Además, en función de la enfermedad o malestar que presentes, te pueden enviar a un lugar lejano a tu ciudad porque no todos los hospitales o las clínicas cuentan con la tecnología necesaria para tratar todos los padecimientos y no pueden enviarte a un nosocomio que no pertenezca a la misma entidad pública. 

Lo anterior implica más tiempo y, por supuesto, una lista de espera, pues los hospitales públicos suelen tener mucha más demanda y el tiempo de atención suele prolongarse, incluso, en situaciones graves. 

Debido a ello, cada vez más personas optan por contar con ambas prestaciones. De esta manera, pueden elegir si usar uno u otro de acuerdo con el evento que sufran para darle una resolución rápida y mucho más efectiva y evitar poner en riesgo su bienestar. 

Conclusión

La salud es un tema que no permite escatimar. Por ello, la mejor opción, en caso de que se tenga acceso a un seguro de salud público, es pensar seriamente en la posibilidad de adquirir uno privada como complemento. 

Así vas a poder disfrutar la comodidad, la inmediatez y la personalización que ofrece la alternativa privada. 

Asimismo, tendrás una libertad mucho mayor para elegir en qué hospital deseas atenderte en función de su experiencia, de la confianza que te transmite y de su ubicación. 

Recuerda que, muchas veces, el tiempo es clave para evitar complicaciones más serias, por lo que teniendo ambos seguros, estás mejor blindado y puedes decidir en qué situaciones utilizar uno y en cuáles el otro no solo para protegerte a ti, sino también a tu familia. 

¿Estás listo para dar el siguiente paso y gozar de una atención mucho más personalizada?

Descarga gratis

Manual COVID-19: Recomendaciones para prevenirlo

cta image-01

Te invitamos a que conozcas las claves para mantenerte a salvo del coronavirus y cuides tu salud y la de tu familia.

Compártenos tus comentarios